El recibo de sueldo digital o electrónico no es un sueño de una noche de verano. El Ministerio de Trabajo, Empleo y Seguridad Social de la República Argentina (MTSS) reglamentó el novedoso régimen que autoriza a los empleadores para emitir recibos de pago de salarios u otras formas de remuneración al personal en relación de dependencia a través de formas electrónicas o digitales, en reemplazo del tradicional recibo de sueldos en papel. Las características del nuevo régimen tienen como antecedentes jurídicos lo establecido en la ley de Contrato de Trabajo (LCT) Nº 20744 y en la ley Nº 25506 sobre Firma Digital y Electrónica.

Autor: MARCELO CAMPETELLA | Fuente: http://www.rionegro.com.ar/diario/rn/nota.aspx?idart=774229&idcat=9539&tipo=2

La LCT enumera en los art. 59 y 138 a 140 los requisitos a cumplir en materia de recibo de sueldos: que todo pago en concepto de salario u otra forma de remuneración deberá instrumentarse mediante recibo firmado por el trabajador; que la firma es condición esencial; que el recibo de haberes sea emitido por el empleador en doble ejemplar y que tiene la obligación de entregar su duplicado al trabajador y finalmente en el art. 140 se detalla el contenido necesario que debe incluirse en un recibo de pago de salarios. Por otro lado, la ley Nº 25506 reconoció el empleo de la firma electrónica y de la firma digital y su eficacia jurídica, estableciendo sistemas de comprobación de autoría e integridad aplicados a cada caso.

El nuevo régimen del recibo de sueldo digital o electrónico posee las siguientes características: el empleador deberá solicitar autorización a la Secretaría de Trabajo para implementar la emisión de recibos de pago de salarios u otras formas de remuneración con la forma digital. Esta solicitud deberá contener la fundamentación general de la petición y la cantidad de trabajadores alcanzado por la medida. Un aspecto central son los recaudos técnicos-informáticos que deben cumplirse y en tal sentido se deberán enumerar los protocolos y estándares tecnológicos utilizados para garantizar la seguridad, autenticidad, autoría, integridad e inalterabilidad de los comprobantes digitales.

Otro de los requisitos que deben cumplirse es la presentación de una declaración jurada del representante legal del empleador, con firma certificada notarialmente, en cuanto a que la empresa reconocerá la autenticidad de los recibos emitidos de esta manera. También deberá diseñarse un mecanismo de acuse de recepción, por parte del trabajador, que contenga la firma digital o electrónica previstas en la ley Nº 25506 y deberá garantizarse la recepción electrónica del documento al trabajador. Al mismo tiempo, el nuevo régimen impone la obligación al empleador para que le posibilite al trabajador la eventual impresión de manera gratuita. Quizás con un ejemplo se pueda comprender la realidad. Hoy ¿qué sucede en la provincia de Río Negro? Los trabajadores de la administración pública provincial históricamente no han recibido en tiempo y forma sus recibos de haberes, lo que sigue generando la lógica preocupación por conocer lo que efectivamente cobró, ya que la errónea liquidación conocida tardíamente produce un reclamo tardío y las respuestas y correcciones son todavía más tardías, es decir un nuevo calvario impuesto por el gobierno saliente al empleado público. Con este nuevo régimen, la administración provincial podrá implementar el ahora legal recibo de sueldo digital con las ventajas que conllevan. Nuevamente las bondades de las tecnologías de la información y la comunicación (TICs) han “metido la cola” en la tarea del hombre y de las organizaciones. Este nuevo régimen de recibo de sueldo digital que reemplazará al sueldos tradicional, el de papel, sin dudas producirá un nuevo impacto, colocando a las administraciones y organismos públicos nacionales, provinciales y municipales como también a los actores de la actividad privada-empresa, instituciones, etc. ante un nuevo escenario que tiene sus ventajas y connotaciones organizacionales: acortamiento de la burocracia administrativa, la despapelización, la austeridad y uso racional de los fondos públicos; el almacenamiento, resguardo y consulta digital y la celeridad para el trabajador de poder contar con su recibo de sueldo para la vida cotidiana, ya que como dijo Albert Einstein: “Si buscas resultados distintos, no hagas siempre lo mismo”.

(*) Abogado especializado en Derecho Informático – Mail: [email protected]

MARCELO CAMPETELLA (*)