Hoy despedimos a SSL. El último clavo necesario para la tapa de su ataúd fue amartillado por tres investigadores a nómina de Google. No tuvo una existencia fácil. Ya desde…
50