El sector de los videojuegos es, desde sus inicios, un mundo en constante movimiento, siempre cambiando y adaptándose a las nuevas tecnologías. Después del éxito de las consolas de sobremesa y la llegada de la asombrosa PlayStation, a inicios de los 2000 se puso de moda el juego por Internet principalmente a través de ordenadores y, más tarde, en videoconsolas. En paralelo han vivido las consolas portátiles, que han visto en los teléfonos móviles un competidor duro de roer. Lejos quedan aquellos años en los que nuestro móvil solo podía correr la famosa serpiente, y videojuegos de lo más variopintos han llegado a los teléfonos móviles de nueva generación.

Sin embargo, el mercado del videojuego tiene dos tipos de jugadores, los habituales y los ocasionales. Los habituales, son capaces de adentrarse en nuevas mecánicas de juego sin que les suponga un esfuerzo, adaptándose a todo tipo de juegos y con ganas de divertirse, aprender, conocer un buen argumento o hacerse expertos para competir contra otros jugadores. A pesar que este tipo de jugadores es muy elevado y mueve cifras millonarias en todo el mundo, es evidente que la sociedad está llena de personas que juegan de forma ocasional, a las que les supone un esfuerzo un juego complejo, y quieren diversión en pequeños momentos del día, como en la parada del autobús, tras el café del mediodía o en un pesado viaje en metro.

Por eso, tras el éxito de un juego tan sencillo como adictivo como fue Angry Birds, han salido a la palestra un sinfín de juegos de estilos variopintos pero con dos consignas: sencillez y adicción. Cut the rope, Plants vs Zombies, Paper Toss o Air Penguin son solo algunos de los juegos más descargados en las tiendas de aplicaciones. Pero el que está llamado a ser el éxito del año es Apalabrados (Angry Words en inglés), un sencillo Scrabble para Android y iOS en el que puedes competir contra tus amigos y con otros jugadores de todo el mundo. Es sencillo, junta las letras que tengas disponibles para formar una palabra y obtener el máximo de puntos posible. Una premisa clara y adictiva, sobre todo por el añadido de la competitividad con los amigos.

De la misma forma que Angry Birds supuso una verdadera revolución, podemos suponer que Apalabrados también conseguirá su objetivo, ser el pionero en el juego social en los móviles. Es evidente que no lo es, y existen decenas de juegos de rol o de conducción con modo multijugador, pero el éxito de Apalabrados es imparable y no parece que vaya a detenerse. Wordfreud es una alternativa que ha alcanzado cotas de popularidad similares en todo el mundo.

¿Qué podemos esperar de esto? Sin duda, que aparezcan sucedáneos de Apalabrados. Y sin duda, la premisa de ser sencillo funciona mucho mejor si adaptamos una idea existente y que sepamos que ha tenido éxito. Scrabble ha funcionado, ¿y si lo intentamos con un buen Monopoly, un Parchís, un Trivial o un Dominó? Os dejamos estas ideas, si sabéis de programación y queréis lanzaros a la aventura, aprovechad antes que os las quiten. ¡Los juegos sociales están de moda!

Fuente:http://www.omicrono.com

Móviles & AppsRedes SocialesMoviles,Redes SocialesEl sector de los videojuegos es, desde sus inicios, un mundo en constante movimiento, siempre cambiando y adaptándose a las nuevas tecnologías. Después del éxito de las consolas de sobremesa y la llegada de la asombrosa PlayStation, a inicios de los 2000 se puso de moda el juego por...comunidad virtual para compartir y difundir: información, conocimiento y experiencias relacionadas con las Tecnologías de la Información y la Comunicación.