El progreso impone a la tecnología; la voluntad el ritmo y a este fenómeno masivo de la informatización ya no hay modo de dejarlo fuera del alcance de ningún simple mortal.

Cuba no es la excepción. Años de un lento desarrollo en la aplicación masiva de las TI contrastado con un perfil académico de miles de profesionales, hacen de la isla un territorio fértil y prácticamente virgen para el desarrollo informático.

Las ventajas de invertir en ello son muchas y el momento es ideal. Haber quedado fuera del impetuoso ritmo de esta era digital, no sin lamentarlo, nos ubica en una posición confortable respecto a discernir qué rumbo tomar. Tener a mano la posibilidad de observar en retrospectiva y evaluar conscientemente el estado del arte en cada campo a fin de evitarnos años enteros de prueba y error ha de ser una gran oportunidad para nada desestimable. Sumado a ello el favorable hecho de una discreta apertura en las posibilidades de emancipación con respecto a la participación ciudadana como actores directos en la economía, trae consigo la aparición de micro empresas y pequeños negocios; indudables protagonistas del crecimiento económico en cualquier nación.

En tal escenario el uso consciente de las TI se impone. Aprovechar la circunstancia que sería la poca resistencia al cambio en sectores emergentes de menor riesgo, combinado a la elevada tasa de profesionales dispuestos a usar las nuevas tecnologías en sus modelos de negocio y proveerles herramientas que le apoyen en la gestión, toma de decisiones, optimización de procesos, etc. no solo repercutiría directamente en resultados económicos inmediatos sino también en consecuencias positivas asociadas a las buenas practicas que inducirían inevitablemente la implantación correcta de los sistemas informáticos adecuados para cada labor.

En todo caso la semilla está plantada. Lograr aprovechar las bondades de las TI es un reto común. La inclusión ciudadana, avalada conscientemente por todas las organizaciones rectoras, debería convertirse en la estrategia del futuro. Confiar en la tecnología y apostar por ella como un fenómeno redentor; común a todas las culturas y ajeno a todos los credos.

Robert Glez

Director Técnico TOSTONET

http://www.tostonet.com

WebmasterCubaInternetEl progreso impone a la tecnología; la voluntad el ritmo y a este fenómeno masivo de la informatización ya no hay modo de dejarlo fuera del alcance de ningún simple mortal. Cuba no es la excepción. Años de un lento desarrollo en la aplicación masiva de las TI contrastado con...comunidad virtual para compartir y difundir: información, conocimiento y experiencias relacionadas con las Tecnologías de la Información y la Comunicación.