El famoso juego de cartas coleccionables Magic: The Gathering celebró en agosto su vigésimo aniversario. Desde su nacimiento se han sucedido las expansiones y han surgido varios juegos para ordenadores y consolas oficiales. Pero, además, hay varios simuladores creados por la comunidad. Forge es uno de ellos. Inicialmente creado como un proyecto personal finalmente su código fue abierto y ahora es mantenido por la comunidad en un foro en el que cualquiera puede participar para colaborar. Y, por supuesto, también se puede descargar para jugar contra oponentes con una sorprendente inteligencia artificial.

Forge está en inglés, pero cualquiera que conozca las reglas de Magic podrá jugar sin problemas. Además, es posible descargar la imagen de las más de 13.000 cartas incluidas, lo que ayudará a reconocerlas y conocer sus efectos. Con ellas se pueden crear mazos para competir contra el programa, que tiene una inteligencia más que aceptable y entienda las vicisitudes del juego y la importancia de jugar cada hechizo en el momento adecuado. No es infalible y tiene problemas a la hora de identificar las amenazas (siempre tratará de destruir las criaturas con más fuerza, pero no se preocupa por sus habilidades).

En cualquier caso, hay varios modos de juego, que responden a los modos que hay en el Magic físico. Así, por ejemplo, podremos jugar partidas de construido, draft o sellado. Los mazos se pueden almacenar, aunque también es posible descargar los creados por la comunidad, que en lugar de seguir las tendencias que sigue el Magic profesional se centran más en las sinergias y el juego casual.

De todos modos, donde brilla Forge es en su modo campaña. En él, comenzaremos con algo de dinero (siempre virtual) y con varias decenas de cartas. Con ellas tendremos que crear nuestro primer mazo y comenzar a competir contra jugadores controlados por el ordenador. Cada victoria nos reportará más monedas y un sobre (no es de una edición concreta, sino que incluye cartas pertenecientes a los formatos Vintage, Legacy, Modern, Extended y Standard, además de la posibilidad de ganar una rara aleatoria. Perder nos costará algunos de estos créditos, pero también obtendremos un sobre.

Forge: editor del mazo

De esta forma podremos ir mejorando el mazo poco a poco o crear otros diferentes (las cartas se pueden usar en cualquier baraja). Para dar profundidad a este modo de juego se han añadido otros elementos, como una tienda de cartas en la que comprar nuevos hechizos o vender aquellos ‘cartones’ que no vayamos a utilizar, así como otras tiendas que dan ventajas que no habría en una partida normal, como vidas extra o mascotas que comenzarán el juego a nuestro lado.

En general, no se puede decir que la interfaz sea una maravilla, pero al menos cumple su cometido y se ofrece la posibilidad de elegir entre varios aspectos. La calidad de las imágenes de las cartas, por su parte, es muy buena y se incluyen todo tipo de hechizos. A nivel de juego, cada fase del turno está bien definida y se han cuidado detalles tan importantes como el poder elegir el orden en que queremos que se resuelvan los hechizos y las habilidades.

Forge, por lo tanto, no es capaz de reproducir la experiencia de echar una partida de Magic contra un oponente humano, ya sea de forma física o en Magic Online. Sin embargo, es una opción entretenida para las horas muertas, practicar o, sencillamente, jugar con algunas de las cartas a las que, por su precio, nunca tendremos acceso.

Autor: | Fuente: http://bitelia.com/2013/09/forge-magic-gathering

matiasmascaSoftware LibreVídeo JuegosForge,Magic,Magic: The GatheringEl famoso juego de cartas coleccionables Magic: The Gathering celebró en agosto su vigésimo aniversario. Desde su nacimiento se han sucedido las expansiones y han surgido varios juegos para ordenadores y consolas oficiales. Pero, además, hay varios simuladores creados por la comunidad. Forge es uno de ellos. Inicialmente creado...comunidad virtual para compartir y difundir: información, conocimiento y experiencias relacionadas con las Tecnologías de la Información y la Comunicación.